1.058 Kilómetros…no son nada.

Andaría el año 1998 cuando Fernando de la Riva me invitó a conocer una experiencia y sobre todo a unas personas que en la ciudad de Cádiz, estaban poniendo en marcha un proyecto con el que podían generarse colaboraciones y trabajos complementarios. No se me olvidará aquel primer contacto en la plaza San Juan de Dios, pues buena parte de lo que fui haciendo en años posteriores estuvo marcado por ese encuentro. Cada una de las personas que allí conocí, influyeron decididamente en mi conexión con el CRAC, pues en realidad era el vínculo con ellas lo que me decidió a dar pasos en el sentido de integrarme en eso del “Centro de Recursos”. Estoy hablando de los inicios de la Asociación EQUA, en el local de calle Ángel, donde construimos y soñamos tantas cosas.

Es imposible imaginar lo que hoy es el tejido asociativo gaditano, también andaluz por la implicación que tuvieron algunas de estas personas en el impulso del entonces MRG (Movimiento de Resistencia Global), la Red Dos Orillas; es imposible entender el abordaje integral de las personas con discapacidad sin los aportes conceptuales y metodológicos que EQUA ha impulsado en todos estos años. Es imposible entender la economía social sin sus prácticas. No seré yo quien haga un relato pormenorizado, te animo a que seas tú quien indagues en sus proyectos, porque es que el corazón me puede. Y con todo el corazón pido que colabores con su campaña para que los recortes no acaben con una historia que, además de útil y necesaria, cuenta con un indudable grado de compromiso social por parte de de quienes la llevan adelante. Impidamos que pasen a la invisibilidad.

Pero a 1.058 kilómetros está la Fundación Edes, en el Occidente Asturiano. Sin ellas hoy no existiría la Red de Educación para la Participación Juvenil “Creando Futuro“. Son personas que suponen mucho en mi aprendizaje, en mi crecimiento, de las que aprendo cada día y a quienes debemos que sigan al pie del cañón superando muchas dificultades, haciendo una labor que parece imposible en muchos casos.

Por eso ahora siento que 1.058 kilómetros no son nada, porque existe el hilo invisible de solidaridad, compromiso y prácticas transformadoras que hacen ya otro mundo posible.

About these ads

2 Respuestas a “1.058 Kilómetros…no son nada.

  1. Pingback: 1.058 Kilómetros…no son nada. | #hombresporlaigualdad | Scoop.it

  2. Gracias por continuar, un abrazo Gloria

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s