Un riff de guitarra para nuestra estructura.

Andaba liado con un texto sobre la estructura organizativa del CRAC. La verdad es que todo me sonaba a antiguo: horizontalidad, autonomía, trabajo en equipo…y tengo la sensación de que no por ser términos (y prácticas) clásicas dejan de tener plena vigencia. Hace unos meses, en un curso con personas dinamizadoras de espacios juveniles puse este tema, Rough Justice y muy pocas personas sabían decir el nombre del grupo. Sí, Rolling Stones. Algo muy clásico, conocido, pero que funciona y tiene una enorme energía, tanta que parece “nuevo”, fresco.

Hoy nos enfrentamos a muchos retos, tantos que nos abruman  y aveces uno no sabe por cuál empezar ¿Una estructura permeable y participada? ¿Un modelo de trabajo que se evalúa a tope? ¿Acciones con sentido y basadas en realidades? Y así podríamos seguir una larga lista. Pero al estar intentando trabajar sobre la estructura y sonarme la música, he intentado soñar con la energía, nueva, renovada. Un riff de guitarra muy a lo rolin es lo que me sale.

Y es que me parece algo inseparable: las formas concretas de articular la participación de un grupo de personas, con las ganas, con la traducción concreta que hacemos en nuestro contexto. Al final no es sólo cuestión de organigrama, sino de cómo cada persona se posiciona y traduce la estructura en energía. Los dedos en el mastil, coges la púa, rascas las cuerdas y todo vibra.

Anuncios

Una respuesta a “Un riff de guitarra para nuestra estructura.

  1. El otro día, una compañera me hablaba de “otros tiempos” en que cuidábamos más la estructura organizativa.
    Yo le transmitía mi sensación de que en cada momento hemos hecho lo que hemos podido, hemos contado con la estructura que -en ese momento- podíamos tener, la gente que había disponible…
    Y, casi siempre, nos hemos equivocado (poco o mucho).
    En fin, que -pese a lo que podamos creer- no hacemos lo que queremos sino lo que podemos.
    Los equipos y estructuras son los que van construyendo las circunstancias, las oportunidades de cada momento.
    Y cambian continuamente.
    No solo -ni tanto- como consecuencia de nuestra acción consciente, sino como resultado de las coyunturas, de la vida que fluye y cambia sin parar.
    Así que, efectivamente, estoy contigo, lo único que tal vez depende de nosotros es cómo lo vivimos cada cual, qué posición adoptamos, de qué formas convertimos en energía y hacemos vibrar esas “estructuras”, esos “equipos”.
    Me gustaría ser capaz de “fluir” con todo ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s