La carrera de la libertad.

Debo reconocer que la libertad de Montes Neiro me ha emocionado profundamente. Me ha emocionado su emoción, la de su gente. Su primer delito fue no realizar el servicio militar obligatorio. Esta semana nuestro amigo Nino nos enviaba una carta donde agradecía que hubiéramos estado a su lado ahora que se cumplen 10 años de su puesta en libertad, después de ser un insumiso en los cuarteles que mantuvo con su actitud ética la lucha antimilitarista.  Y me emocioné.

Los momentos actuales son duros, indignantes. El miedo se palpa, la incertidumbre y la precariedad se ha instalado de forma general. Todas las personas trabajadoras nos hemos convertido en igual de precarias, aunque algunas llevan el estigma de la marginación, la exclusión y la pobreza desde hace mucho, lo mismo que desde hace mucho poblan las cárceles de nuestro país. La pobreza es la lacra, a sus causantes se les debería sentar en un banquillo. Recuerdo a quienes día a día trabajan en las asociaciones, colectivos, grupos que dentro de las cárceles, en los barrios, en los centros intentan construir una realidad diferente con quienes están mas explotadas, a quienes el modelo social rechaza, humilla y espera de ellas que se comporten como buena ciudadanía. Personas como dios manda diría el presidente Rajoy. Pero lo que falta es dignidad, justicia, igualdad como dios manda, porque con la pérdida de derechos y recursos por causa de los tijeretazos el sector de la construcción repuntará a base de hacer cárceles.

Y es que debo confesar, que allá por el año 97, cuando salí en el primer permiso de la prisión provincial de Sevilla donde estaba pagando condena por insumiso, a finales de febrero, con la primavera apuntando apenas, esos pasos hacia la libertad, el sol, el olor a calle, me embargó una sensación difícil de expresar. Nada comparado con la cadena perpetua encubierta de Montes Neiro. Su carrera en libertad de la mano de su familia se convierte ahora en la imagen necesaria, la carrera que todas las personas debemos correr para hacer otro mundo posible.

2 Respuestas a “La carrera de la libertad.

  1. Pingback: La carrera de la libertad. « Redasociativa RAS

  2. Es un gusto seguir tus pasos, Antonio.

    Soy Elena. Te conocí en Gijón, en Kabueñes 2011. Desde entonces y de vez en cuando, como me acuerdo de tí, entro en tu blog para ver qué ronda tu cabeza, para saber qué andáis haciendo por el sur… Es un gusto. Gracias🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s