Qué clase de clases.

Hace unos días que he visto el documental “El Invierno de Pablo” del director Chico Pereira. Todavía sigo conmovido, lo que me hace reflexionar sobre las causas que producen esas emociones en mi. Está el relato sencillo de la vida cotidiana, el paso del tiempo, la ternura oculta de las relaciones, una forma concreta de ser trabajador, también de ser hombre, autodestructiva a la vez que intensamente viva, está un mundo que reconozco como mío aunque no comparta en algunos aspectos. Está el sentimiento de clase, de sentir que eres parte de la gente que vive de su trabajo, que lucha de forma cotidiana y que se solidariza de manera colectiva cuando hay que hacerlo. Y la emoción también llega por reconocer un mundo que está dejando de existir, de que muchas personas no cuentan para que salgan las cuentas de resultados.

Paradójicamente, también estos días hemos visto las imágenes y fotografías de miembros (miembras había pocas) de UGT y CCOO a las puertas del juzgado de Sevilla gritando “Que viva la lucha de la clase obrera”, en solidaridad con detenidos por corrupción, entregando en bandeja a la derecha mediática una de las instantáneas que ni sus principales asesores de comunicación hubieran soñado. Un grito al que no me siento convocado por quienes lo pronuncian ¿Serán conscientes de lo que hacen al proclamar esas palabras en ese contexto?

Qué clase de clases son las que nos vinculan a una u otra. Sinceramente, la primera está jalonada para mi de rostros, historias, luchas, sacrificios, dolores, pero también de abrazos, sonrisas, complicidades, éxitos y aprendizajes. Porque los recuerdos de luchas colectivas ganadas o perdidas son parte de mis alforjas. La segunda, la del chanchulleo con la empresa, con el poder, la firma de acuerdos a espaldas de la gente, la representación sin consulta, la apelación constante al pragmatismo para pactar, negociar y acordar para nada cambie no me representa. Las burocracias sindicales son parte del problema, mientras Pablo es de mi clase, lo siento de mi clase. Esa clase de clases sociales que hoy describimos como 99%.

Una respuesta a “Qué clase de clases.

  1. Pingback: Qué clase de clases. « Redasociativa RAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s