Archivo de la categoría: Uncategorized

Echando de menos.

juanilloHoy no me ha comentado la marcha de mi equipo de fútbol. Hoy no me ha escrito para pedirme opinión sobre una idea. Hoy no me ha preguntado sobre tal y cual dinámica. Hoy no he recibido su correo electrónico con las actividades de Navidad. Hoy no hay una reunión de ninguna plataforma. Hoy nadie me ha recordado que hay que distribuir las conclusiones del Encuentro de Educación para la Participación. Hoy no me ha recordado que nuestra fidelidad está con quienes más sufren. Hoy no me han mandado una foto evocadora. Hoy no me han compartido la necesidad de ayudar a los nuestros estén donde estén, fuera o dentro de las instituciones. Hoy no me ha recordado la importancia de la pluralidad y la heterodoxia. Hoy no me han dicho hasta el cansancio que hay que confiar en la gente joven. Hoy no me ha insistido en la conexión entre arte y acción social. Hoy no escuché su risa y su sentirse andaluz.

Hoy, como desde el pasado día 25 de octubre, no está con nosotros y nosotras nuestro amigo Juanillo. Y es que se le echa mucho de menos.

Cuestión de Derechos.

carnavaldeblogs_cast

Vivimos momentos donde los Derechos conquistados por la ciudadanía están en entredicho. Las políticas neoliberales desregulan las normativas de protección social o supeditan a las normas de organismos internacionales el desarrollo de las políticas públicas. La política se siente presa del mercado, así como las intervenciones sociales se precarizan y ponen en cuestión el modelo de Estado del Bienestar, que todos parecen defender pero que muy pocos hacen por mantener.

Mientras algunos derechos se están viendo rebajados, otros empiezan a conquistarse. Frente a los pasos hacia atrás en materia laboral, hoy nadie discute la necesidad de que la vivienda sea un derecho para todas las personas. Existe una relación evidente entre el grado de desarrollo y aceptación social de determinado derechos sociales y la percepción que se tiene de la legitimidad, limpieza y fuerza de las organizaciones que los defienden. Frente a los casos de corrupción en sindicatos mayoritarios aparecen las acciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Frente a la desconfianza del conjunto de la sociedad sobre los mecanismos de ayudas sociales, aparecen los comedores sociales, por no hablar de la fuerte lucha de las diferentes mareas.

En este contexto, más allá de la atención directa a las personas más vulnerables como Derecho básico a que todas podamos vivir con dignidad, se abre el reto del fortalecimiento, la extensión y participación del conjunto de la ciudadanía en organizaciones, plataformas o entidades que garanticen y luchen por la consecución o defensa de los Derechos básicos para una vida digna.

Por eso me pregunto hasta cuándo dentro de las administraciones públicas y las entidades del tercer sector, dejarán de considerar los procesos de aprendizaje colectivo como algo accesorio a los programas de ayuda, desarrollo o promoción social. Me pregunto hasta cuándo desaprovechar las capacidades de quienes día a día están (estáis) demostrando de manera eficaz que se pueden abordar problemáticas sociales desde el empoderamiento personal y colectivo, y que esas propuestas transcienden a quienes viven una situación de exclusión, que se deberían generalizar al conjunto de la ciudadanía. Por eso me pregunto porqué no dejamos de hablar de Educación para la Ciudadanía y centramos nuestros esfuerzos en la Educación para la Participación, porqué no dar importancia también a los “cómos” -métodos- y no solos a los “qués” -contenidos-.

Tener Derechos significa saber que los tienes. Tener Derechos y por tanto participar en la vida pública es una condición básica para tener el estatus de ciudadanía. Ahí entiendo que está uno de los principales retos a los que nos enfrentamos; considerar el enfoque de derechos como un proceso de aprendizaje. Ojalá sea pronto. Mientras tanto, toca trabajar en lo pequeño, en lo cotidiano, seguir en la brecha para que cada día, en cada proyecto, programa o intervención, existan personas que incorporen aprendizajes para su autonomía personal y colectiva. En ello nos encontraremos.

PINCHA AQUÍ PARA CONOCER TODAS LAS ENTRADAS DEL CARNAVAL DE BLOGS.

Somos preguntas.

Hoy no es un día cualquiera. Hoy es un día en el que se demuestra que en ocasiones el compromiso, la profesionalidad, la sensibilidad y la implicación, no son suficientes para que las cosas funcionen bien; hace falta que quienes tienen la responsabilidad de gestionar lo común lo permitan.

Y es que si en todo estos años he tenido la oportunidad de aprender algo, mucho de ello ha sido gracias a las personas que han construido la experiencia de la Casa de la Juventud de Los Realejos. Hasta hoy no he escrito nada para no confundir, para no dar la impresión de que se ha orquestado una campaña. Pero hoy Fran ha dejado la Delegación y ha pasado a otro puesto. Está claro que es amigo mío, al que quiero y que junto a César han sido unos claros referentes para mí, para muchas personas que trabajan en Políticas de Juventud; pero nada comparado con lo que han supuesto para tanta y tanta joven de ese municipio. Y no lo han hecho en soledad, siempre en equipo, dentro y fuera de su espacio de influencia, dentro y fuera de la casa de la juventud, dentro y fuera del ayuntamiento, dentro y fuera de su municipio.

Pero hoy el equipo se ha roto. Delia y César tendrán ahora que hacer frente a todos los compromisos, pero está claro que asistimos a algo difícil de justificar. Si un servicio es un referente estatal ¿Qué motivos hay para romperlo? ¿Qué argumentos técnicos o de eficiencia se pueden argumentar? ¿Cuál es el compromiso con las personas jóvenes y sus familias? De pronto, somos preguntas. Y ahí puede que haya alguna respuesta.

 

25 años aprendiendo…

insumiso2Hoy ando de celebración. Hoy hace 25 años que firmé mi primer contrato profesional como animador sociocultural del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe. Hoy cumplo 25 años de profesión.

Estos días atrás han sido de muchos recuerdos, de volver la vista atrás y darme cuenta que he aprendido de mucha buena gente, pero que tengo la sensación de saber poco. Es cierto que en tanto tiempo uno va pillando onda al trabajo con grupos, pero todavía hoy nos enfrentamos a situaciones y realidades nuevas para las que no valen viejas recetas.

He aprendido de quienes han impulsado los movimientos sociales en los que he participado activamente, pero en términos profesionales, de aquellas personas que pusieron en marcha la Escuela de Animación Sociocultural de Andalucía -EPASA- que me enseñaron la necesidad de contar con procedimientos. He aprendido en el Ayuntamiento de mi pueblo la importancia de impulsar la participación juvenil, he aprendido de la Asociación Elige la Vida a trabajar en equipo sin abandonar la esperanza, he aprendido de las personas del Centro de Menores la Jara a confiar en quien sufre, he aprendido de las gentes de Colectivo Ideas la fuerza de un proyecto compartido y he aprendido de todas las personas que han pasado por el CRAC -en especial de mi hermano y maestro Fernando de la Riva– la grandeza de lo sencillo. También en todo este tiempo he aprendido de muchas, de cientos de personas que se han cruzado en mi camino y que han sido referentes éticos y metodológicos; gente que ha participado en un taller, en un proyecto, en una red, en una historia compartida. Pero también de Lita, Malú, mi familia y gente amiga. Porque son 25 años “perprofesionales” donde en ocasiones es difícil establecer la frontera entre lo técnico y lo personal.

Echo la vista atrás y solo puedo sentir que he tenido mucha suerte, que debería dar las gracias a tanta gente, que es un regalo cumplir estos 25 años en la brecha con tantas experiencias vividas, que me hacen consciente de que lo que soy es gracias a las personas que me han influido en todos estos años.

Gracias por acompañarme en este camino.

Bueno vale, esto es lo que siento…

…Porque muchas personas de mi entorno no dejan de preguntarme por mi posición, por mi postura ante el escenario después de las elecciones del #24M, de los procesos de confluencia y del papel que podemos cumplir desde las personas y proyectos de fomento de la participación. Sobre esto último, próximamente difundiremos los debates y planteamientos -seguimos construyendo “sinclusiones“- del último Encuentro de Educación para la Participación de Quart de Poblet en Valencia. Sobre mi posición personal prefiero seguir mas lo que siento que lo que pienso, pues en estos tiempos que vivimos, existen ideas establecidas de antemano que suelen resistir poco el envite de la realidad. Una realidad desbordante. Prefiero compartir lo que me incomoda y lo que me hace sentir cómodo.

Sigue leyendo

Vivir, luchar, solidarizarse…

La tristeza nos apoderó de repente. La marcha de nuestro amigo Agustín Gómez nos cogió por sorpresa. Ha sido un duro golpe, sobre todo para su compañera Milouda, su familia y gente cercana. Agustín ha sido una persona clave en las luchas sociales de los últimos años, tanto en CGT como en diversos movimientos sociales, pero sobre todo Agustín era un hombre sensible antes las injusticias, también sensible porque amaba la poesía y supo transmitir a su alumnado la pasión por las letras, la educación y el compromiso. Ayer en su despedida, entre las lágrimas de pérdida, muchas fueron las personas que lo recordaron y homenajearon, muchas personas buenas y generosas como él.

Cádiz es menos Cádiz sin Agustín. Sentí que mis mundos se juntaban -el CRAC, el Sindicato, el antimilitarismo…-, que en lo cotidiano a veces separamos pero en realidad son la misma cosa: vivir, luchar, solidarizarse. Ya sea en una organización, en un taller de participación, en un proyecto con jóvenes, en un espacio recuperado…es lo mismo: tratar de transformar la realidad, de que las personas sean lo primero. Agustín nos deja ese legado, el del compromiso cotidiano, el de hacer con las demás un mundo libre y justo, sin renunciar a vivir la vida con intensidad, luchando ante los atropellos, siempre desde abajo y solidarizarse haciendo propio el dolor ajeno. Nuestro amigo ha sido testimonio de ello. Nunca te olvidaremos.

 

Yo estaba en Bilbao.

Era una mañana típica de cielo abierto con algo de lluvia, había desayunado en el hotel del Casco Viejo leyendo la prensa del día y la compañía de Antonio Sola, que como yo estábamos invitados al Congreso de Bolunta, la Agencia del Voluntariado de Bizkaia en su sede de la calle Ronda.

Nos recogió nuestra amiga Minerva León, con la que hoy comparto y compartimos tantas cosas, desde lo profesional y personal, luchas y resistencias compartidas. La recuerdo conmocionada, sin saber muy bien cómo interpretar las noticias que iban llegando desde Atocha y donde el número de personas fallecidas iba creciendo en cada momento; tragedia, horror, nerviosismo y miedo. En aquellos primeros momentos las informaciones apuntaban a ETA y el ambiente era tenso.

Sigue leyendo

Qué clase de clases.

Hace unos días que he visto el documental “El Invierno de Pablo” del director Chico Pereira. Todavía sigo conmovido, lo que me hace reflexionar sobre las causas que producen esas emociones en mi. Está el relato sencillo de la vida cotidiana, el paso del tiempo, la ternura oculta de las relaciones, una forma concreta de ser trabajador, también de ser hombre, autodestructiva a la vez que intensamente viva, está un mundo que reconozco como mío aunque no comparta en algunos aspectos. Está el sentimiento de clase, de sentir que eres parte de la gente que vive de su trabajo, que lucha de forma cotidiana y que se solidariza de manera colectiva cuando hay que hacerlo. Y la emoción también llega por reconocer un mundo que está dejando de existir, de que muchas personas no cuentan para que salgan las cuentas de resultados.

Paradójicamente, también estos días hemos visto las imágenes y fotografías de miembros (miembras había pocas) de UGT y CCOO a las puertas del juzgado de Sevilla gritando “Que viva la lucha de la clase obrera”, en solidaridad con detenidos por corrupción, entregando en bandeja a la derecha mediática una de las instantáneas que ni sus principales asesores de comunicación hubieran soñado. Un grito al que no me siento convocado por quienes lo pronuncian ¿Serán conscientes de lo que hacen al proclamar esas palabras en ese contexto?

Qué clase de clases son las que nos vinculan a una u otra. Sinceramente, la primera está jalonada para mi de rostros, historias, luchas, sacrificios, dolores, pero también de abrazos, sonrisas, complicidades, éxitos y aprendizajes. Porque los recuerdos de luchas colectivas ganadas o perdidas son parte de mis alforjas. La segunda, la del chanchulleo con la empresa, con el poder, la firma de acuerdos a espaldas de la gente, la representación sin consulta, la apelación constante al pragmatismo para pactar, negociar y acordar para nada cambie no me representa. Las burocracias sindicales son parte del problema, mientras Pablo es de mi clase, lo siento de mi clase. Esa clase de clases sociales que hoy describimos como 99%.

Removidas.

Y es que llevo varios meses asistiendo a los efectos de estos tiempos en quienes me rodean. Muchas personas estamos en búsqueda de los tiempos por venir. No son momentos de seguridad, tranquilidad y sosiego, muy al contrario son de incertidumbre, presión y nervios.

Resulta que hay personas en disposición de dar giros importantes en su vida, algunas empujadas por la situación de desempleo, de pérdida de condiciones, por el ataque a nuestros derechos por parte de quienes solo piensan en datos económicos y no les asalta la mas mínima sensibilidad hacia el prójimo: dirigentes de las grandes corporaciones, empresas, banca, partidos políticos…etc. Otras directamente por mera sensación de no estar donde quieren estar.

También está pasando en las organizaciones sociales, en los movimientos, en la acción colectiva. Estamos removidas, las estructuras de las que nos dotamos se vuelven ineficaces para afrontar el presente, las formas de articulación nos muestran demasiadas carencias, las formas de financiación de proyectos nunca serán las de antes, los vínculos entre nosotras y otras están cambiando.

Por eso creo que situarnos en el “No Lugar” es lo que toca y, sin ninguna expectativa y búsqueda apresurada de respuestas ver lo que pasa. Por eso, me conmueve que el pasado 21 de diciembre de 2012 recibiéramos otra lección desde el otro lado del Atlántico. Silencio. Ese es el sonido del mundo que se derrumba mientras otro se abre paso entre nosotras.

PD: Si pinchas en la foto lo puedes escuchar.

 

2012

Intered, El Villamartín que queremos, Equipo CRAC, El poder de la ciudadanía, Sinergias, Bolunta, Fundación Apy, Asociación de Mujeres de Órgiva, Asamblea 15M, Huelga General, Ayuntamiento de Puerto Real, Intermón Oxfam, Pobreza Cero, IAAP, Universidad de Sevilla, Creando Futuro, Ayuntamiento de Los Realejos, Fundación Esplai, Els Juliols, Torre Jussana Ayuntamiento de Barcelona, Ayuntamiento de La Llagosta, Xarxantoni, Tramallol, Huérmeces del Cerro, Caños de Meca, Univerde, Escuela Virtual de Asociaciones, Espacio Libertario Malagueño, Ayuntamiento de Leganés, Ayuntamiento de Arona, Ayuntamiento de Quart de Poblet, Alboan, ciberactivismo, Congreso de Voluntariado, Plataforma de Voluntariado de Badajoz, Democracia Digital Anadalucía, Corralas, Foro de Hombres por la Igualdad, Arquitecturas Colectivas, La Innovadora…y todas las personas que durante este año me han acompañado en el camino. Que el 2013 nos junte en algunas causas y nos crucemos para compartir.