Archivo de la etiqueta: Música

Pancho y los Villa y mi barrio…

Pues resulta que hay una banda “Pancho y los Villa” que son unos resistentes del R&R, que han superado todas las vicisitudes habidas y por haber, que disfrutan en cada riff y que son buena gente de verdad. Pero es que además, gracias a la letra de Marcos Peñalosa, me emocionan con este tema. Porque son de mi barrio. Porque esa canción es parte de mi. Porque parece que la canción estaba pensada para ser tocada así. Porque te recuerdan que eres de donde vienes.

R&R en el Aljarafe. El sábado presentan su nuevo disco en la Sala Malandar, si estás por Sevilla no te lo pierdas. Yo no podré ir, hay Encuentro Estatal de Creando Futuro en Madrid, pero quisiera decirles que después de escuchar su disco, he disfrutado como un enano, porque no pierden ese punto tan auténtico que tienen.

Y porque han venido a mis ojos imágenes…corren mediados de los ochenta, vuelvo del instituto, me coloco una camiseta blanca, me pongo mis vaqueros ceñidos a los que subo un par de vueltas para enfundar las J. Smith rojas, apretar bien el cinturón con hebilla, llenarme el pelo de laca para que en mi tupé no se mueva un pelo, recogemos a la gente poco a poco cada vez somos mas, nos vamos a la escalerita a hacer lo que generaciones varias siempre han hecho, echamos el rato, unos van otros llegan, llega la hora y nos vamos a la parada, nos dirigimos al concierto y ese el momento en que estamos cerca de la eternidad, nada importa mas que el instante, las melodías, la energía de sentirnos inmortales,  es el R&R. Así que les pido que cuando estén en el escenario piensen que ese chico estará en alguna esquina de la sala. Suerte.

Aguafiestas.

Hoy es de esos días en los que uno, a pesar de ser de carácter optimista y alegre, se siente como un auténtico aguafiestas en el contexto en el que nos movemos. Debo advertir a las personas de Sevilla, que llegado a este punto pueden dejar la lectura de esta entrada para la semana que viene, pues insisto, hoy me siento un poco aguafiestas. Me explico.

Hace 20 años ya, por allá en el 92 andaba como educador de calle en el barrio de Triana, en el programa que la Federación Liberación impulsó y que supuso uno de los referentes de acción comunitaria en la ciudad. En concreto trabajaba en la asociación Elige la Vida, en la calle Manuel Arellano, cerca del Turruñuelo, a pocos metros de la Expo 92′. La tarea era enorme, pues se trabaja tanto en acompañamientos a procesos de desintoxicación como en prevención, mientras la ciudad vivía en plena ebullición, cuando mucha gente jaleaba las cargas policiales contra las personas que se manifestaban contra el V Centenario y que en este reportaje (por favor, si puedes verlo entero no te va a decepcionar) podéis haceros idea de la que se montó por aquella época. Algunos lo vivimos muy de cerca, de la misma forma que nos sentíamos unos aguafiestas, nos tildaban de todo y teníamos la certeza de ser una absoluta minoría. Después vinieron los desencantos respecto a cómo quedó la isla de la cartuja, pero mucho más la crisis del 93, con el decreto que rebajó la protección por desempleo y con el que muchas personas contaban una vez finalizado los contratos de la expo. Muchos televisores y sofás se devolvían en mi barrio. Las furgonetas venían a recoger enseres, nunca a instalarlos.

Hoy 20 años después, entre aires de sevillanas, siendo 25 de abril es esta la música que refleja mejor mi estado.

Esta canción, con la imagen de José Saramago subiendo las escaleras de mi colegio y el de mi hija, el Colegio Aljarafe que ahora cumple 40 años, con el alumnado de todas las edades saludando con claveles en la mano, es de esos instantes que se quedan para siempre. Esa es mi imagen de hoy, no la de las casetas.

Porque la detención todavía de personas manifestantes se ha unido la de la secretaria de organización de CGT. La represión no cesa tampoco con las valientes que luchan contra los deshaucios. Porque la aprobación de presupuestos nos deja en una situación límite, porque los despidos al hilo de la nueva reforma laboral no cesan, porque las amenazas de intervención en lo público nos deja en la más absoluta de las incertidumbres, porque dejar a gente en la puerta de un ambulatorio no tiene defensa, porque hay demasiados motivos para la indignación…aunque la feria del año 1992 dejó en mi una huella muy honda, pero esa es otra historia…

Combinaciones.

La democracia combina mal con los mercados, o eso parece que está ocurriendo con la consulta griega. El amor combina mal con el matrimonio. El machismo combina mal con la igualdad. El capitalismo combina mal con la felicidad. El armamento combina mal con la vida. La autoridad combina mal con la libertad.

La gente joven combina bien con el 15M, y las personas mayores abiertas también. Las ocupaciones combinan bien con el movimiento y cada vez hay más espacios recuperados y en este juego de combinaciones, el nuevo estallido social conecta con los movimientos antagonistas del presente pasado. Combina bien Tintín y mi amigo Fernando.

Combina bien la diversidad con el futuro, la utopía con con el presente, la libre expresión con internet. Combina a la perfección la idea de democracia radical con la ausencia de representantes, las asambleas con personas desprovistas de etiquetas. Combinan bien los medios alternativos con la expresión de otro mundo que está siendo posible. Cada cual puede hacer sus combinaciones.

Y en este día de otoño que parece el norte en el sur, combina bien la música de nuestro amigo Stanley Samuelsen, que nos lleva en sus notas hacia el norte de la amistad.

Luces, cámara…aCCIón!!

El día 11 de mayo escribía que prefería “girar la luz del foco hacia otro lado“. Hoy parece que ha pasado mucho tiempo, pero es nada, casi nada. Y desde entonces los niveles de articulación de otro discurso, las asambleas, las marchas, las acciones no han parado. Y el sábado 15, después de 5 meses…más. Así que si te faltan argumentos, te paso algunos. Porque ahora las luces están donde deben estar: luces, cámara..ACCIÓN! Y el 21 manifestación contra la violencia machista.

15 razones para seguir indinad@s en madrilonia.org

El futuro que queremos.

El pasado día 12 se celebró el I Encuentro “El Villamartín que queremos”. Ha sido la presentación del proceso iniciado por el equipo promotor compuesto por personas de diferentes asociaciones y a título individual que han puesto en marcha, entre otras iniciativas, este blog en el que comparten todo el esfuerzo por recoger lo que la gente de su pueblo piensa y siente para el futuro. Os lo recomiendo.

Esta experiencia me hace pensar sobre algunas ideas antiguas, pero necesarias. Creo que el primer paso para cambiar las cosas pasa por buscar fórmulas sobre cómo soñar el futuro. En estos momentos de incertidumbre, la esperanza por la transformación es un acto de rebeldía. Todo está montado para que pensemos que nada podemos hacer. En Villamartín hay un ejemplo de que si las personas conectamos con una idea, la ponemos en marcha, contagiamos su sentido, los resultados son evidentes. Explorando nuevas formas de comunicación, de traducción de nuestros deseos.

Ahora queda toda una tarea de priorización, de trabajo en común para dar pasos hacia lo que se ha definido colectivamente, con personas de todas las edades y con intereses diferentes, de gestión de la diversidad. Pero todo es diferente a cuando llegué hace un año y medio. La gente de este pueblo ha demostrado cómo se puede participar de forma diferente. Una participación diferente para otro pueblo posible.

He aprendido de las personas del equipo promotor, de cada una de ellas, a definir de forma colectiva, a trasladar de forma creativa, a compartir de forma amable, a no dejarse arrastrar por el pesimismo, a no decaer, a soñar y definir el territorio que queremos, el futuro que queremos. Muchas gracias.

Vindicación. Para conocer episodios claves.

Muchos de los hombres con los que comparto amistad, trabajo, militancias, aficiones o todo a la vez, estamos en el camino de aprender a ser hombres en contextos de igualdad. No porque haya salido una ley, sino porque nos sentimos más plenos en relaciones igualitarias y para ello debemos recorrer un camino, sobre todo el que nos lleva a desprendernos de privilegios. No es fácil. O por lo menos no hacer pose sino comprometerse desde lo cotidiano y lo privado en y por la igualdad. Personalmente sigue siendo un reto y creo que para muchos amigos también.

Para ello, los Foros de Hombres y los grupos que nos reunimos con cierta periodicidad son un instrumento válido. También el conocimiento y contribución del movimiento feminista. Susana Koska ya empezó a dejar claras sus intenciones con el documental “Mujeres en pie de Guerra“, pero ahora se nos hace imprescindible el aporte que hace en la recién estrenada obra “Vindicación”, para conocer episodios y personas clave para entender el presente. Una vez más estaremos al tanto. Tomaremos nota. Tiene muy buena pinta.

La música de la memoria.

Hoy es 14 de abril día de la República. Cuando todo el mundo anda con el lío de juzgados, cuando la verdad y la memoria topan con las togas, es el momento de la relación sincera y sentida con nuestro pasado. Pero lo que más me sorprende es que sea gente joven, muy jóvenes, quienes están haciendo que vivamos la lucha por la dignidad de quienes estuvieron defendiendo las libertades, aquellas que ahora usan quienes en su día las pisotearon.

Como prueba de ello, aquí cerca, en un pueblo de Sevilla hay quienes toman la palabra y la música por la memoria. Os lo recomiendo, lo mismo que seguir día a día en la consiguiente construciión de un mundo donde quepan muchos mundos. La responsabilidad personal de contribuir a un mundo mejor es ineludible, no creo que valgan echar balones fuera, son tiempo de asociarse y colaborar cada cual en su contexto y a su manera, pero no de quedarnos paradas, de brazos cruzados, no vaya a ser que a alguien se le ocurra seguir echando al traste lo que hace muchos años, muchas generaciones de personas han luchado por tener. Salud y libertad.

Pincha Aquí para escuchar a Lucía Sócam de Utopía Producciones.

Heridas y paso del tiempo.

Ha sido una semana complicada. Ha sido una semana de reencuentro y reconciliación. El dolor y el paso del tiempo se me ha plantado defrente. También de momentos de “dolores de varón” (gracias Hilario) y de “cambiar para resistir” (gracias Fernando).

El paso del tiempo me sigue produciendo una enorme ternura, me hace sentir muy vivo y hace que tenga mayor conciencia de mí mismo. También siento que estoy cambiando, que veo las cosas desde diferentes ópticas y una de las más importantes es la del corazón. Lo intento introducir no solo en la vida diaria, también en los procesos colectivos, porque cada vez la línea que las separa es más delgada. Enterrar hachas de guerra, buscar lugares comunes, caminos que se entrecruzan.

Siento debilidad por Johnny Cash. Quien me conoce lo sabe. Ahora vuelve a mi memoria su voz y la quiero compartir una vez más.

¿Y si hubiera sido sólo un susto?

Un momento, un situación, una decisión cambia toda una vida.

Gracias a Trader y su magnífico blog 8 Negro, conocí este vídeo. Me ha emocionado ver las imagénes de un icono de mi adolescencia en otras épocas y momentos. Recuerdo que imitábamos hasta su forma de mirar. En la búsqueda de uno mismo se recorren caminos muy diferentes. En nuestro barrio, una pandilla utilizamos las formas y maneras del r´n´r y a algunos nos salvó. Todavía nos tiene enganchados. El paso del tiempo y el recuerdo de quienes no están. Leyenda.

Me conmueve la emoción.

Mi amigo Jose Antonio, de Vegadeo  en el occidente asturiano donde tenemos una manada común, me manda este video. Debo decir que me emociona la emoción de otras personas. Es algo bello. En este caso, muestra la vida en la Unión Soviética durante la 2ª Guerra Mundial. Me conmueve.