Archivo de la etiqueta: Tics

2 años…que parecen 10.

Aunque no para todo el mundo. Resulta que hoy es 15M del 2013 y parece que sucedió hace una década. Es increíble como se vive de forma tan diferente el paso del tiempo. Ya el año pasado muchas personas vinculadas al #15M creían celebrar el segundo aniversario. Hoy muchas de ellas sienten que ha pasado una década. Y es que hay muchos aspectos que han cambiado y donde este movimiento ha sido clave. De ello da buena cuenta Jose Candón (@ozecai) en Barricada de Papel, también muy interesantes las aportaciones estos días de Amador Fdez. Savater en su blog en eldiario.es  y Javier Toret (@toret) en este artículo que reproducimos en Apuntes para la Participasion.

Y es que no recuerdo una intensidad parecida, ni en los momentos del antimilitarismo insumiso (y mira que nos la jugamos). Porque nunca antes nos enfrentamos a un movimiento con la embergadura que hoy existe, porque el estallido social adoptó las nuevas formas que fueron construyéndose desde los movimientos sociales desde hace tiempo y tuvieron en las plazas su prueba definitiva, porque la emoción nos recorrió a la vez que empezamos a ser conscientes de lo mucho que teníamos y tenemos que aprender, porque la plaza nos llamó con el imán de la generosidad de tantas personas, porque los conflictos se fueron enfrentando como sabíamos y sabemos, porque los vínculos se fueron creando desde la nada, porque hoy hay personas en nuestras vidas que entonces eran desconocidas, porque la piel nos dictó las formas de indignación, porque hemos recorrido caminos antes impensables, porque ya no hay vuelta atrás en el comienzo de lo nuevo aunque coexistimos con lo viejo, porque muchas personas militantes que hace 2 años desconfiaron hoy son parte…

…pero no para todas, porque hay quienes piensan que tienen la solución definitiva, quienes solo creen en su verdad, que no han cambiado por dentro viendo lo de fuera, porque juzgan continuamente a quien tienen al lado, porque insisten en protagonismos, porque piensan de forma excluyente, porque las orejas las tienen de adorno y sobre todo, porque buscan que lo colectivo sea una réplica exacta de su forma de entender la realidad. Para esas personas solo han pasado dos años. No se dan cuenta de que la política es para todo el mundo. Todos y todas.

Así que hoy, cuando se cumplen estos dos años, la gratitud infinita a quienes consideran que el 15M es una atmósfera que ya circula por nuestro organismo, a quienes con su trabajo y dedicación, están en las plazas y en las reuniones,  y en los escraches, y en las manifestaciones, y en la red, y en su entorno cotidiano recordándonos que ya nada es como antes. Esas personas que han recorrido una década en 2 años.

2012

Intered, El Villamartín que queremos, Equipo CRAC, El poder de la ciudadanía, Sinergias, Bolunta, Fundación Apy, Asociación de Mujeres de Órgiva, Asamblea 15M, Huelga General, Ayuntamiento de Puerto Real, Intermón Oxfam, Pobreza Cero, IAAP, Universidad de Sevilla, Creando Futuro, Ayuntamiento de Los Realejos, Fundación Esplai, Els Juliols, Torre Jussana Ayuntamiento de Barcelona, Ayuntamiento de La Llagosta, Xarxantoni, Tramallol, Huérmeces del Cerro, Caños de Meca, Univerde, Escuela Virtual de Asociaciones, Espacio Libertario Malagueño, Ayuntamiento de Leganés, Ayuntamiento de Arona, Ayuntamiento de Quart de Poblet, Alboan, ciberactivismo, Congreso de Voluntariado, Plataforma de Voluntariado de Badajoz, Democracia Digital Anadalucía, Corralas, Foro de Hombres por la Igualdad, Arquitecturas Colectivas, La Innovadora…y todas las personas que durante este año me han acompañado en el camino. Que el 2013 nos junte en algunas causas y nos crucemos para compartir.

Combinaciones.

La democracia combina mal con los mercados, o eso parece que está ocurriendo con la consulta griega. El amor combina mal con el matrimonio. El machismo combina mal con la igualdad. El capitalismo combina mal con la felicidad. El armamento combina mal con la vida. La autoridad combina mal con la libertad.

La gente joven combina bien con el 15M, y las personas mayores abiertas también. Las ocupaciones combinan bien con el movimiento y cada vez hay más espacios recuperados y en este juego de combinaciones, el nuevo estallido social conecta con los movimientos antagonistas del presente pasado. Combina bien Tintín y mi amigo Fernando.

Combina bien la diversidad con el futuro, la utopía con con el presente, la libre expresión con internet. Combina a la perfección la idea de democracia radical con la ausencia de representantes, las asambleas con personas desprovistas de etiquetas. Combinan bien los medios alternativos con la expresión de otro mundo que está siendo posible. Cada cual puede hacer sus combinaciones.

Y en este día de otoño que parece el norte en el sur, combina bien la música de nuestro amigo Stanley Samuelsen, que nos lleva en sus notas hacia el norte de la amistad.

Energía liberada.

Esta entrada está escrita desde un conglomerado de emociones vividas este fin de semana en Bilbao. He tenido la oportunidad de, junto a las compañeras de Asturias Cande y Alba, realizar la formación inicial de Creando Futuro con Kiribil Sarea que supone la actividad de impulso inicial para el desarrollo del proyecto en varios territorios de Bizcaya. Ya de por si esta situación me ha llenado el cuerpo de recuerdos y situaciones vividas durante estos últimos 9 años (¡¡el año que viene cumplimos 10!!), pues es inevitable rememorar personas y gentes que han estado impulsando lo que hoy es la Red de Educación para la Participación “Creando Futuro”, frente a quienes desde una enorme gratitud, han conectado con la ilusión, motivación, ganas, métodos y propuestas para la participación juvenil; un grupo de gente con quienes nos hemos sentido como en casa.

Y es que no soy de Rekalde, ni de Bilbao, pero un poco del Casco Viejo la verdad que si. Como en casa, así es como me he sentido este fin de semana, compartiendo sueños, charlas, confidencias, risas y complicidades. Quiero quedarme con todo ello y espero tener vivo ese recuerdo. Pero también debo mencionar la rabia, indignación, pena al presenciar de primera mano todo lo sucedido con el desalojo de Kukutxa III.

El pasado mes de Julio coincidí con dos de las personas integrantes de su asamblea que iban a conocer a la gente de 9Barris, tuvimos la oportunidad de escuchar sus proyectos e iniciativas, pero también el interés que les despertaba el resto de experiencias, como prueba de ello esa visita que coincidió con la mía y donde el tema era como el chiste…un andaluz, un vasco y un catalán. El caso es que Kukutxa es un referente, un espacio que por si solo implica muchos valores y un territorio de confluencias. Por eso, lo que ha pasado este fin de semana ha sido indignante, por muchos motivos, pero hay dos que para mi, desde la distancia del trabajo cotidiano, me resultan especialmente reseñables (cada cual cuenta su propia historia).

En primer lugar, la desproporción de la actuación policial es del todo inadmisible. Yo no entro en el relato, pues hay mucha info en la red, pero si quiero hacer una reflexión sobre las consecuencias sobre una generación muy joven que creímos nunca viviría episodios de carreras y estado de sitio como el creado el viernes a la noche. Cuando entra la lógica de la represión-anti represión, es complejo mantener una actitud serena. Pero es que hay quien se quedó con el humo final, como bien apunta Asier, sin tener en cuenta todo lo anterior. Javi hace una relatoría de tres días muy interesantes con aportes que merecen la pena. Pero me asaltan muchas preguntas, algunas formuladas en voz alta con Miner, Josu, María e Inma con quienes he podido compartir todos estos momentos ¿Qué sensaciones se llevan la gente joven solidaria con Kukutxa? ¿Quién y porqué sembrar semillas de violencia en quienes pueden ser parte de nuestras personas destinatarias en los proyectos de educación para la participación? ¿Se realizaría el mismo despliegue en un desalojo en otras partes del Estado? ¿Quiénes quieren aprovechar el humo? ¿A quiénes beneficia?

En segundo lugar, estoy convencido de que los medios de comunicación tradicionales (para mi son quienes hacen contra-información) juegan un papel clave para construir todo un imaginario contrario a las luchas colectivas. Es alucinante la falta de información y desconocimiento sobre lo que estaba pasando, fuera de las redes sociales y colectivos afines, lo que provoca la percepción de acción sectaria y respuesta violenta de los mismos de siempre.

Pero yo estuve allí, en el lugar y momento adecuados; a las 17:00 horas del pasado viernes, cuando la grúa hacía su trabajo, nosotras íbamos por la sesión de educación del “Creando en Vivo”, de forma que toda la energía creativa de Kukutxa III se liberó de forma que ahora, de manera indisoluble la llevamos impregnada; cada mota de polvo se nos ha incrustado y cuando hagamos cada actividad, con cada grupo, en cada proyecto nos acompañará. Somos inmunes a las cargas y pelotas de goma, a las encerronas y sonidos de sirenas; el humo de los contenedores no se impregnan en nosotras, solo la energía liberada de algo que es imposible destruir y que no entiende de propiedad privada. Construyamos prácticas de aprendizaje en la autonomía con la energía liberada.

Nuevo curso en curso.

Tengo que reconocer de que me ha costado. Este inicio ha sido muy intenso y sigue siéndolo. Es una de las constantes de este tiempo que nos toca vivir: la intensidad. Incertidumbre e intensidad. Y eso es lo que he vivido en Cabueñes 2011, en la puesta en marcha del CRAC 2.0, en el trabajo con profesionales de participación en proceso formativo con la FAMP, la explicación de la gente de Creando Futuro Cádiz en sus II Jornadas, la convocatoria de la Mani contra la Violencia Machista del 21 de octubre, en las asambleas del 15M de Mairena del Aljarafe y con intensidad me preparo para la formación de Creando Futuro en Bilbao.

Todo ello con múltiples convocatorias ciudadanas, con los movimientos en movimiento, con espacios diversos, divertidos, apasionantes a diario en mi ciudad (espero que también en la tuya) y con la sensación de que me estoy perdiendo algo. Curioso, cuanta más actividad desarrollas ocurre más actividad a tu alrededor, algo que pudimos vivir en las Setas y que ahora sus esporas parecen contaminarlo todo.

Así que todo sigue su curso y este nuevo curso ya lo está…y me encantará compartirlo.

La Digna Rabia Indignada.

Estos están siendo días apasionantes, de lucha y organización de base, de debates en público y abierto, de conversaciones privadas entre personas amigas y entre quienes nos cruzamos en nuestro quehacer. Están siendo días de aprendizajes, de cambios muy profundos, más allá del devenir del movimiento 15-M. También es un momento de hervidero en la red, de ebullición de información, que debo reconocer que me abruma y prefiero la calle frente a tantos estímulos frente al ordenador, pues me produce cierta ansiedad la catarata de noticias y comentarios.

Estos días comentaba en privado luces y sombras de lo que estamos viviendo. Las luces son muy evidentes: autoorganización popular, contrucción de símbolos creativos desde la base, aprendizajes en la movilización social, incorporación de códigos para el debate y la propuesta, la necesidad de respetar ritmos…

En las sombras, que muchas personas con las que hablo sitúan en el plano de lo organizativo, desde mi visión están en otro lugar. Todas las dificultades que nos encontramos a diario en el movimiento se sitúan en la idea de que el 15-M se ha producido un histórico estallido social, un salto ciudadano frente a las crisis múltiples y una apuesta decidida por la democracia participativa, horizontal y directa, pero las personas somos las mismas que antes del día 15 de Mayo; seguimos arrastrando nuestras deficiencias a la hora de integrar la lógica de género, seguimos intentando vencer con los argumentos frente a la escucha activa, en definitiva, somos producto de lo que hemos vivido para lo bueno y lo malo.

Hay quienes gustan de entrar en los debates sobre el futuro del movimiento. Yo prefiero situarme en el presente y en intentar de forma más intuitiva que sistemática, contribuir a que esta experiencia de lucha y movilización colectiva que nos está cambiando incorpore nuevos aprendizajes en las relaciones y formas de cambiar la realidad. Ya no somos iguales a antes, veo como personas con bagaje en los movimientos sociales se arman de paciencia frente a situaciones que han vivido en el pasado y entienden que las personas que se han sumado al movimiento deben realizar su propio camino, veo a mucha gente curtida en la lucha social escuchar atenta en las asambleas a gente joven, veo mucha gente joven escuchar con atención a personas que no conocen y respetar sus opiniones. Es la pedagogía del movimiento la que posibilitaría un cambio personal, necesario, para la construcción de ese otro mundo que ya está siendo. La indignación se convierte en la mayor ocupación del espacio público, del ágora que nombran muchas personas en las distintas asambleas y comisiones. El espacio público se convierte en la escuela para la participación. La participación se convierte en el elemento esencial para la articulación de la democracia directa.

A estas alturas, ya empiezo a enumerar(me) todas las cosas que tengo que cambiar, que tengo que aprender, que tengo que integrar para formar parte de la Indignación Creativa. Indignación que me traen a la memoria la digna rabia zapatista, la digna rabia que estos días pasea por México su dolor. Cubre el Sol México, hoy el caminar mexicano nos hace ver con claridad el Sol, que muta, se transforma, se descentraliza y camina Hoy me siento muy cerca de la Digna Rabia Indignada.

Movilización ciudadana…y más.

Estamos viviendo un momento único, una movilización ciudadana… y más…

Empoderamiento ciudadano.

Autogestión de espacios.

Democracia Radical.

Asambleas y comisiones.

Fiesta y propuesta.

Trabajo y compromiso.

Comunicación a tope.

Trabajo enredado.

Apropiación de Internet.

Sin banderas, lo mínimo que une.

Movimiento frente a representantes.

Rotatividad en las tareas.

Intergeneracional.

Apoyo Mutuo.

Descentralización a barrios y pueblos.

Creatividad, arte, expresión libre.

Emocional, personal, reflexivo, colectivo.

…y esto empieza el lunes, mañana más. Que lo disfrutemos, porque seguro que habrá más.

Reflejos de colores.

Esta es una entrada muy apresurada, porque parte de la necesidad de rebotar los reflejos que me llegan en estos días, en estos momentos donde la incertidumbre toma rasgos de esperanza. Comentaba ayer que el movimiento DRY no entiende de éxitos o fracasos, todavía hay quienes quieren mirar con unas gafas con graduación de hace 30 años. Allá ellos, allá ellas. La cuestión es que se meten en mi retina cosas a quienes pongo espejo…con refejos de colores, de muchos colores.

– La clase política. Si no hubiera tenido el eco esperado en los medios, si no estuviéramos en campaña electoral, harían los que algunos hicieron el domingo, el lunes también. Ignorar y ningunear la llamada de atención ciudadana, como siempre. Ahora todos se apuntan y todas las opciones quieren sumarse de forma tangencial, en parte, por pura imagen. Las declaraciones son patéticas, porque no se sienten aludidos como sector. Que se comprometan a introducir los mecanismos de democracia participativa, de lo contrario les pedimos moderación, para no alterarnos y mosquearnos más. Por salud pública vamos.

– Los medios de comunicación. Ya andan haciendo de DRY un fenómeno. Los mismos que pasaron de la cobertura inicial, pero mira tú por dónde se apuntaron a eso de la comunicación 2.0 para vender más, para tener audiencia, sin reflexionar mucho que la interacción horizontal genera respuestas…también preguntas. Algún contertulio está diciendo que se está magnificando el movimiento y sacan la aritmética electoral, tratan a las personas como “electoras” y piden que todo vuelva a su cauce mediante las urnas…y después amnesia. Algunos están colgados de tanta dosis amnésica.

– Los demócratas de toda la vida. Son quienes entienden que tenemos el mejor sistema posible, son quienes están subiéndose por las paredes por las comparaciones de la prensa extranjera con países como Egipto. Son quienes hacen mofa de la autogestión, de las asambleas, de los mecanismos organizativos de los movimientos sociales. Sus sillones se inquietan ante tanto meneo, las corbatas se anudan demasiado y todo por un puñado de perroflautas. ¡Ah! A última hora reconocen más perfiles, es más tranquilizador pensar que una persona jubilada no quiere cambiar el sistema. Me parto.

– Los empresarios. Hoy también se han apuntado. Dicen que con otros medios están, en parte, con la gente en sol. No han leído nada, no se sienten aludidos, ellos no pagan los sueldos, no imponen las condiciones de trabajo, no quieren más flexibilidad, no son ultraliberales, no apoyan la economía capitalista financiera, simplemente podemos contar con ellos para construir otra economía posible. Genial, que se dejen caer, que se tiren el rollo, que suelten prenda.

– Los neocon. Hay un montón de páginas web y teles tdt. Os digo de verdad que es muy recomendable como programas de humor, te partes de verdad, es un alucine escuchar eso de que el psoe está detrás, de los recuerdos al 13M. Una pasada, pero advierto…es como los programas de chistes malos, puedes pasar de la carcajada a la risa, de la risa al espanto, del espanto al cabreo. Lo dicho, en pequeñas dosis.

Pero después de estos reflejos, algo claroscuros, aparecen los colores y es que quien como yo dedico mi compromiso personal, profesional, militante a la educación para la participación (gente de Creando Futuro…pronto el post de nuestro Encuentro Formativo), imágenes como la que encabeza esta entrada, hace que todo cobre sentido, con muchos colores, con mucha diversidad. Con este reflejo me quedo.

Y la Junta General Electoral sin enterarse de nada.

Espero…como un grito.

Espero que dejen de decir que la gente no se mueve y después caigan las porras sobre las espaldas; que digan que la gente joven pasa de todo, son “ninis” y después se rasguen las vestiduras porque salen a la calle; espero que se supere la doble moral de considerar maravillosos los escritos como “indignaos” pero se censure la acción consecuente; espero que los medios de comunicación tradicionales se salten los dictados de sus consejos de administración, porque hay profesionales que se lo curran; espero que dejen de decir cómo articular la protesta quienes no han movido un dedo para ponerla en marcha; espero que cada día más gente se sume a estas u otras formas de expresión del desencanto, aunque quieran que escuches sus mítines y vayas a votar el domingo; espero que el 15M quede grabado en nuestra memoria como otras fechas de celebración de la ciudadanía movilizada, frente a la desmemoria de quienes nunca creyeron en la acción colectiva; espero que la indignación me mantenga alerta frente a quienes intentan seducirme para delegar mi responsabilidad como persona mediante el voto; espero que no miren hacia otro lado las organizaciones sociales transformadoras ante este grito contra los pactos y las mentiras, aunque haya muchas subvenciones a cambio de de que nada cambie; espero que las generaciones nos juntemos en situaciones de toma del espacio público de visibilidad de la disidencia, aunque metan a infiltrados en las movilizaciones para provocar violencia; espero que la violencia cotidiana del paro, la exclusión y la injusticia, deje paso a formas de reparto de la riqueza; espero que la ética esté por encima de las cuentas corrientes; espero que la quiebra del modelo de capitalismo financiero, apoyado por gobiernos y fuerzas sociales que tienen más que perder que ganar, no siga dejando e en la cuneta a tantas personas en el mundo; espero que quien daba recetas neoliberales, sacando sus tijeras para recortar derechos sociales, se las deje olvidadas en algún cajón; espero que las viejas consignas coreadas por personas nuevas, de convocatorias nuevas, con rabia nueva, destierre de una vez la desesperanza…espero…como un grito que haya mucha gente dentro de unos minutos en la Puerta del Sol y en las plazas de todas las ciudades dando ejemplo. Espero…en las redes sociales, en la calle.

La luz del foco.

En plena campaña electoral, las luces de los focos se suceden entre los mítines y las noticias internacionales que combinan las decisiones de los mercados financieros con las guerras, contra el terrorismo internacional y el sentido común humanitario.

Ayer Lita me comentaba sus sensaciones frente a los argumentos paralizantes y conservadores de quienes consideran que nada se hace, porque nada sirve para que las cosas cambien. Sensaciones de frustración pero también de incomprensión de una realidad que se define en función de la luz de los focos mediáticos.

Resulta que en mi ciudad, Sevilla, si situamos la luz en otros territorios, aparecen las geografías de la iniciativa ciudadana consciente y articulada. Una parte no el todo, pero suficiente para no caer en la parálisis. Cuando enfocamos un poco podemos ver, además del despliegue de la campaña electoral, las respuestas colectivas ante el momento que vivimos.

Del 13 al 22 de mayo se celebra el I Encuentro sobre Decrecimeinto de Sevilla. Ayer estuve en la asamblea y deciros que es un gran esfuerzo el que lleva detrás y una muy interesante experiencia organizativa. Creo que este tipo de iniciativas visualiza un conjunto de grupos que de forma cotidiana trabajan por construir alternativas al modelo en el que vivimos, al discurso dominante y a formas de relación deshumanizadas.

De forma paralela, del 13 al 19 de mayo se lleva a cabo la Semana de Lucha Social. Con ocho ejes de trabajo, se crea un espacio de “debate y combate”, de creatividad y acción directa, de compromiso ético y energía para no quedarse sentadas ante el escenario en el que vivimos. De movilización.

Y todo ello, con las convocatorias del 15M silenciadas por los medios de comunicación tradicionales. Los focos están en los escenarios, en el espectáculo. Prefiero girar la luz hacia otro lado.